CONVENCIÓN PARA LA PREVENCIÓN Y LA SANCIÓN DEL DELITO DE GENOCIDIO DE 1948.

Volver
La Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio fue el primer tratado con carácter vinculante que se dio a nivel de las Naciones Unidas. Esta fue adoptada el 9 de Diciembre de 1948 en París, Francia.

Según el artículo 13 de la Convención la misma entraría en vigor cuando fuera ratificada por 20 Estados Partes;  evento que sucedió finalmente el 12 de Enero de 1951. Actualmente dicha Convención cuenta con la ratificación de 146 Estados Partes.

Dicho instrumento es una iniciativa de la humanidad por no repetir los horrores vividos en la Segunda Guerra Mundial, cuyas víctimas principales fueron los miembros de la comunidad Judía residente en Europa.

Por la importancia misma que reviste la normatividad creada para prevenir y sancionar el crimen de Genocidio, la Corte Internacional de Justicia se ha pronunciado en el caso de las actividades armadas sobre el territorio del Congo, Republica Democrática del Congo vs. Republica de Rwanda mediante decisión del 3 de Febrero de 2006, manifestando que la normatividad encargada de regular este crimen tiene el carácter de norma erga omnes e ius cogens[1], por lo cual son de imperativo cumplimiento para todos los Estados.

Esta convención fue firmada por el Estado Colombiano el 12 de Agosto de 1949, tras lo cual fue aprobada por el Congreso el 27 de Mayo de 1959, la ley 28 del mismo año. Este proceso de ratificación interna no contó con el control previo constitucional en atención a que la Constitución de 1886 estaba vigente. Finalmente fueron depositados los instrumentos de ratificación el día 27 de Octubre de 1959. El tratado entró en vigor para el Estado colombiano a los 90 días posteriores al depósito del instrumento de ratificación siguiendo el contenido del articulo 13 del tratado. 

Compartimos con ustedes la versión en español de la Convención, que según el artículo 10 de la misma, es uno de sus idiomas oficiales.
 

[1] La Corte Internacional de Justicia manifiesta que: “64) La Corte comenzará por reafirmar que "los principios que son la base de la convención  [ sobre el genocidio] son principios reconocidos por las naciones civilizadas como vinculantes para los Estados, incluso fuera de toda obligacion convencional" y que la concepción asi retenida tiene por consecuencia "el carácter universal tanto de la condena del genocidio y de la cooperación necesaria" para liberar a la humanidad de un flagelo tan odioso"(Preámbulo de la Convención)" (Reservas a la Convención para la Prevención y la Represión del Crimen de Genocidio, Opinión Consultiva, C.I.J. Reports 1951, p. 23). Resulta que "los derechos y obligaciones consagrados en la Convención son derechos y obligaciones erga omnes” (Aplicación de la Convención para la Prevención y la represion de crimen de genocidio. (Bosnie-Herzégovine c. Yougoslavie), exceptions préliminaires, arrêt, C.I.J. Recueil 1996 (II), p. 616, par. 31). Traducción del autor. 

Descargar